4 puntos vitales

4 puntos vitales en que no puede fallar un padre a un hijo, ni una parroquia a su catecúmeno:

1.- Capacidad de descubrir, desde el principio, los talentos y aptitudes y capacidades innatas del catecúmeno, esto es, por dónde irá su vocación como creyente. Para no desperdiciar todo el potencial motivacional, fundamental para construir su personalidad desde la seguridad personal y la autoestima.

2.- no abandonar a su suerte a ningún niño, aunque parezca que estamos dejándole libre, precisamente en la etapa en que más nos necesita para forjarse como persona.

3.- Vencer nuestra falta de tiempo para prestarle diálogo, atención, fraternidad, dedicación.

4.- Trabajar por al formación íntegral, humana y espiritual de cada joven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s