2019.10.09 Catequesis de POST Confirmación

1.-Compartimos brevemente nuestras experiencias del verano.
2- Conclusión: es fácil vivir la fe cuando estamos juntos, felices, de campamento, de encuentros, excursión… pero ahora el reto es mantener esa fuerza durante el curso. (la importancia de tener un grupo de referencia como éste. No sólo para seguir aprendiendo, sino para compartir la fe como fraternidad).
3- Comentamos qué expectativas tenemos este año de este grupo (¿Qué necesito de esta parroquia?)
4- Comentamos cuál es la situación académica o laboral de cada uno. Expectativas personales para este curso (ej, aprobar todo, terminar la carrera, encontrar trabajo).
michael-phelps5- Presentamos la figura de Michael Phelps, un nadador de éxito.
6. – ¿Quién no querría llegar a lo más alto en su profesión?
 – Michael Phelps, a pesar de todo esto, tuvo una fuerte depresión antes de las Olimpiadas de Río. Estuvo a punto de suicidarse. Tres tesoros de su vida le ayudaron a superarlo (su nuevo hijo, su familia y el buen consejo de un amigo). Les preguntas: A día de hoy, cuáles son los tesoros más grandes de tu vida (lo escribimos en un papel, que los piensen bien).
7 – Detrás de todos esos tesoros importantes pero aparentes estaba Jesús en la historia de Michael Phelps. Él lo reconoció públicamente:
8.- CONCLUSIÓN: cada uno de nosotros tiene necesidad de Dios, experiencia personal. Si en algo debemos ser ejemplo este curso para los pequeños es de ser personas con fe. ¿Lo somos? ¿Nos sentimos así?
9.- Ya estamos confirmados, sabemos que Jesús nos hace fuertes, seguros.
(Vemos este vídeo)
Jesús es el gran tesoro para cada uno de nosotros. 
10.-Reflexión Final:
   Tras unos años de catequesis, te confirmaste. Estos últimos meses has vivido bonitas experiencias de misión, de oración, de convivencia… ¿Cómo hacer ahora que todo esto no se apague, que tenga sentido?
   También las primeras comunidades vivieron esta transición: el entusiasmo inicial se fue apagando. Entonces surgió la necesidad de establecer un proyecto de vida personal y comunitaria para seguir constituyendo un buen testimonio, una vida realmente feliz.
Este consejo le dio el Apóstol Pablo, desde la cárcel, a los primeros cristianos
(Segunda Carta a Timoteo):
«Reaviva el don de Dios que hay en ti, pues Él no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, amor y templanza. No te avergüences de su testimonio. No temas el sufrimiento. Yo no lo hago. Sé de quien me he fiado y, por eso, estoy firmemente seguro. Ten por modelo las palabras sanas que has oído de mí. Vela siempre con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros”.
Conclusión final. Ese tesoro que nos da amor y perdón es Jesús. Sabemos de quien nos estamos fiando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s