PostConfirmación. 24/10/2016

En relación con un evento de actualidad.
Se juega el Celta – Dépor, un partido especial que nos tiene a todos más atentos de lo habitual. Los medios de comunicación hablan constantemente de “derbi”. Algunos jugadores se lanzan piques en las ruedas de prensa. Hasta aquí todo bastante divertido y bastante sano.
Pero algunas personas van más allá y empiezan a hablar de enemigos. Se radicalizan pensando en dañar a otro y la violencia les puede. Esto no es nada nuevo. Esto sucedía en 1987 en un Dépor-Celta.
>¿Qué puede suceder para que una persona considere «su enemigo» al aficionado de otro club?
¿Qué puede suceder para que una persona considere «su enemigo» al que tiene otra ideología, otro color de piel?
¿Hay mucha diferencia entre una y otra?

Jesús llega a nuestra vida y plantea un mensaje, un mandamiento nuevo. Jn 15,12: «Que os améis los unos a los otros». Amor a los enemigos.

– ¿Quiénes son nuestros enemigos? Físicos y mentales. Hay mucha relación entre ellos.
– El amor como fuerza de transformación para “curar” esa enemistad. La oración.
– Vivir sin amor, lejos de transformar nuestras enemistades, las refuerza. (Ej. La debilidad por el dinero, la corrupción). Aquí veremos este vídeo.
La integridad nos hace libres. Pero esa integridad no debe ser una imposición ni una “autoimposición”. Debe ser algo natural en la vida de una persona que está llena de amor, algo natural en la vida de un cristiano. La integridad desde el amor nos hace realmente felices.
*Este es el segundo vídeo:  https://youtu.be/6yewMDF_rUQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s