Tras la separación de sus padres «le dije a Dios “ahí te quedas”». Hoy es seminarista

A Francisco Javier se le vino «el mundo encima» cuando sus padres se separaron. Entonces, tenía 18 años, se apartó de Dios y se refugió en su carrera profesional, las chicas y la fiesta. Hoy Javier es seminarista y ha puesto rostro a los más de 1.200 seminaristas de España en la rueda de prensa por la 54ª Jornada Mundial de oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas, que la Iglesia celebra este domingo 7 de mayo

Francisco Javier Peño Iglesias se ha sentado este jueves enfrente de los que una vez fueron sus compañeros de profesión, y lo ha hecho para encarnar la 54ª Jornada Mundial de oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas.

El camino por el que hoy se ha colocado delante de los periodistas, en calidad de seminarista, comenzó cuando Javier tenía 11 años, que fue cuando sus padres le contaron que «estaban juntos pero que no se querían». Sus padres se lo habían ocultado hasta entonces «para protegerme». La relación duró siete años más hasta que Javier cumplió 18 años, que fue cuando «mis padres se separan y se me viene el mundo encima».

Peño «veía mucho sufrimiento inocente en mí y le dije a Dios: “ahí te quedas y como eres Dios ya volverás a mí”. Se refugió entonces en la carrera, «de periodismo en el Centro Universitario Villanueva»; en las chicas, se echó «una novia mormona que estudiaba conmigo»; y en la fiesta.

De la fiesta al entrenamiento

Un año después, en el verano de segundo de carrera, dos hechos propiciaron que el hoy seminarista «empezara a salir de mi rabia». Un amigo le invitó a entrar en el equipo de fútbol del Rayo Vallecano, como entrenador de las categorías inferiores, e hizo el Camino de Santiago. Al entrar en el equipo su vida se fue ordenando. «Ya no podía llegar de fiesta a las 7 u 8 de la mañana porque a esa hora tenía que ir a entrenar con los chavales». La peregrinación a Santiago también le marcó de algún modo, y desde entonces hace la ruta jacobea todos los años.

Tras la separación de sus padres, Francisco Javier soñaba con hacerse periodista deportivo. Lo cumplió tras una visita a la universidad del director de marca.com, con el que hizo buenas migas y quien le propuso entrar a trabajar en el periódico. «Le dije que sí. Era mi sueño y lo cumplí», ha explicado durante la rueda de prensa en la sede de Obras Misionales Pontificias. Pero a pesar de haber alcanzado lo que quería «notaba que mi corazón estaba hecho para algo más. Tenía todo, podía entrevistar a mis ídolos y aún así veía que este no era mi camino».

Mi hermana «estaba loca»

De nuevo, y otra vez en verano, su mundo se desmorona cuando «un día de agosto mi hermana me dice que se hacía religiosa» e ingresaría en el convento 15 días después. «Pensé que estaba loca. Me fui a mi cuarto a llorar y no sabía por qué».

El día en que su hermana se hizo religiosa, «en mitad de la Misa, el Señor me tocó la tecla y estuve hora y media llorando sin parar». Javier se dio cuenta de «que esto era lo que quería, que me sentía feliz y noté que Dios había venido a por mí», como había predicho él mismo el día que decidió alejarse de Dios.

El ingreso en el seminario no fue inmediato. Se dio cuenta de que Dios le pedía hacerse sacerdote en uno de sus múltiples caminos de Santiago, y aún así se resistió a entrar todavía un tiempo. «En un viaje a Asturias pisé el seminario y me sentí más en casa de lo que me había sentido en mi vida».

El seminario pasó a ser su casa. Es también el lugar donde ahora se prepara para ser sacerdote, una vocación que Francisco Javier define como «una historia de amor que plenifica mi coración y que me hace feliz». Javier será ordenado diácono por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, el próximo sábado 10 de junio en la catedral de la Almudena.

Empujados por el Espíritu

En la rueda de prensa también ha participado Beatriz García Comyn, religiosa de 28 años de los Sagrados Corazones, que se encuentra en el 5º año de Juniorado y que ingresó en la orden después de estudiar la carrera de Psicología.

El rostro de las Vocaciones Nativas lo puso Esperanza Becerra Medina, religiosa colombiana de la Consolata que lleva cinco años en Mongolia como misionera. Esperanza acudió a la rueda de prensa en sustitución de Joseph Enkh Baatar, el primer sacerdote Mongol de la historia, que no pudo asistir por problemas con su visado.

La Iglesia celebra la 54ª Jornada Mundial de oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas este domingo 7 de mayo, bajo el lema Empujados por el Espíritu: Aquí estoy, envíame. El objetivo es promover la oración por las vocaciones de especial consagración -en España actualmente hay 1.247 seminaristas y hay 1.254 personas que están en formación religiosa- y el sostenimiento de las vocaciones que surgen en los territorios de misión, que se han duplicado desde 1989 pasando de 46.932 a 88.138.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s