Oración Para un día de las Familias.

Salmo de la Comunidad Educativa.
Te damos  gracias, Señor,porque nos has convocado a ser una familia, en torno a un colegio franciscano, para crecer juntos, los niños y la familia entera,en amor hacia tí, y en fraternidad, al ejemplo de San Francisco.
Como padres, como hijos, como educadores, como alumnostodos tenemos necesidad de ti,de conocer tu nombre, de experimentar tu bondad.
Gracias, Señor,porque nos permites reunirnos en torno a ti, y transmitir en nuestra familia el respeto a Tu voluntadGracias porque mantienes viva nuestra confianza en Ti.
Te pedimos, Señor, que tu Voluntad se haga en nuestra vida,y que Tú Proyecto para nosotros nos llene de felicidad,que nuestros sueños y necesidades, conozcan tu misericordia.
Te pedimos sabiduría y fortaleza, para que nuestro trabajo de cada díatraiga una sociedad más justa para nuestros hijosy un mundo en paz y armonía para todos.
Danos luz y vida, Señor, para que nuestros hogares y nuestras aulas, sean cuna de personas buenas, que no tengan mayor ambición que la justicia,y sean sembradores de paz y bien allá donde vayan.
Danos fe, Señor, para transmitir tu Nombrea los niños y jóvenes que nos confías.
Por tantas cosas buenas ¡GRACIAS, SEÑOR!


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 42-47

Los hermanos eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado por los muchos prodigios y signos que los apóstoles hacían en Jerusalén. Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesiones y bienes, y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno.
A diario acudían al templo todos unidos, celebraban la fracción del pan en las casas y comían juntos, alabando a Dios con alegría y de todo corazón; eran bien vistos de todo el pueblo, y día tras día el Señor iba agregando al grupo los que se iban salvando.

Palabra de Dios.


criaturascriaturas


En un gran círculo, Nos ponemos en actitud de oración, con las manos hacia arriba, para pedir la bendición de Dios y de los hermanos. Querido Dios, nos ponemos ante tu presencia para pedir tu bendición, para el día de hoy y para el día de mañana, te pedimos Señor, …..

PIES.-Cada familia junta sus pies en un mismo punto, si alguien viene sólo se une a otros o a una familia. Te pedimos Señor que bendigas nuestros pies, te damos gracias por haber hecho de nosotros una familia, capaz de caminar juntos en tu presencia, Nuestros pies son los que no llevan a un lugar o a otro, y hoy nos han traído aquí, te damos gracias por ellos, por los pies, por todos los pies que forman nuestra familia, te pedimos que nunca separen sus caminos, que siempre nos lleven donde tú estás.
MANOS. Cada familia unimos nuestras manos en un mismo puño, o en pequeños grupos.
Te pedimos Señor que bendigas nuestras manos para hacer tu voluntad. Nos has dado la libertad de hacer con ellas el bien y el mal. Y has dado a Nuestras manos la capacidad de sanar al que está enfermo, de abrazar al que está solo, de levantar al que no alcanza, de sostener al que se cae, de abrir puertas y romper cadenas, para que todos se sientan libres. Has dado a nuestras manos la capacidad de expresar que somos amigos, con un saludo, que somos hermanos con un abrazo, que somos tus hijos con el simple gesto de abrirlas en tu presencia. Hoy, como cada mañana, nos ponemos por entero en tus manos, para pedir que seamos instrumentos de tu voluntad para felicidad de toda nuestra familia y de nuestra iglesia y sociedad.
ESPALDAS. Cada familia une sus espaldas. Espalda contra espalda descansamos los unos en los otros, nos apoyamos cuando nos vemos solos, y unimos nuestras fuerzas. Apoyarnos unos en otros hace de nosotros una sola persona, una sola voluntad. Te pedimos Señor que bendigas nuestra familia y nuestra iglesia, que nada sea más fuerte que nuestra unidad, que juntos afrontemos los retos y las dificultades, que juntos seamos capaces de construir tu proyecto creador y seamos ante el mundo un testimonio de tu amor por nosotros!.

LOS ABUELOS imponemos las manos al resto de la FAMILIA: Te pedimos Señor santidad y fidelidad para todos los cristianos, que su fe sea fuerte, que nuestra esperanza nunca se vea oscurecida por el miedo o la decepción. Da, SEÑOR, a todos los cristianos FE VERDADERA Y ESPERANZA CIERTA
LOS ADULTOS; PAPAS Y MAMAS lmponemos las manos al resto de la FAMILIA. Te pedimos Señor sabiduría para conducir a nuestras familias por tus caminos, sabiduría y fe para ser testimonio de tu amor hacia todas las criaturas. Y te pedimos ayuda para saber conducir hacia tí, a jóvenes y mayores en medio de las necesidades de la vida.
LOS JÓVENES imponemos las manos al resto de la FAMILIA. Te pedimos Señor que todos los cristianos tengamos ardor y amor por tu evangelio, que seamos valientes para seguirTe, para vivir radicalmente tu evangelio, confianza para ir donde tú nos envíes, Te pedimos inquietud para vivir plenamente la vocación que tú nos regalas. Señor, danos el valor de ir donde tú nos envíes, de vivir la vocación que tú nos des a cada cristiano.
LOS NIÑOS mponemos las manos al resto de la FAMILIA: Te pedimos Señor que los cristianos sean anti ti y ante el mundo, buenos y limpios como los niños, que nunca perdamos la inocencia original, que nunca dejemos de confiar en ti, que siempre lo esperemos todo de ti y que nuestra fe, algún día, sea capaz de mover montañas, de curar enfermos, de liberar a los cautivos. Señor, gracias por darnos el donde la fe.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s