Necesitamos 5 jóvenes que quieran ser Ministros extraordinarios de la comunión para servir en las misas de Catequesis y jóvenes.

Si eres de Franciscanos Coruña y te sientes convocado o aceptarías prestar este servicio a la comunidad, Reza esta oración y ….

Oración del Ministro Extraordinario de la Comunión

Señor: la Iglesia me ha confiado el ministerio extraordinario de la Comunión. La
Iglesia me constituye servidor de la comunidad, de la Asamblea Litúrgica, que
comparte la mesa fraternal de la Comunión; en la consolación de los enfermos,
ancianos e impedidos que se fortalecen con el Pan de la Vida.
Yo sé, Señor, que es, en primer lugar, un servicio, Pero íntimamente, lo descubro
también como una misión de confianza; por intermediación mía, desde mis manos, hago posible la común unión de mis hermanos contigo en el Sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre.
Por eso, Señor; te consagro mis labios que te anuncian, mis manos que te entregan;
te consagro mi ser, mi cuerpo y mi corazón para ser tu testigo leal. No quiero, Señor,
que mi vida sea un obstáculo entre mis hermanos y tu Misterio. Quiero ser un puente,
quiero ser tu mano tendida hacia cada persona de mi comunidad.

Pido tu ayuda de modo que yo sea un creyente de verdad, un cristiano ansioso de
tu Palabra, una persona de oración y reflexión: un contemplativo de tus misterios; un
celebrante feliz de tus Sacramentos v un servidor humilde de todos mis hermanos.
Que cuando diga: “El Cuerpo de Cristo”, yo desaparezca y vean tu rostro. Amén.

.. y si te sientes ‘LLAMADO’ escribe un mail y seguimos trabajando la preparación via email. FRAYDINO@GMAIL.COM

Algunas características externas a vivir:
– Ha de conocerte el párroco y saber de tu aceptación de y por la comunidad.
– Ha de vivir su proceso de conversión en algún grupo, movimiento o pequeña comunidad.
– Que lleve bien su estado de vida (casado, soltero o viudo).
– Edad mínima 20 años y suficiente madurez física, mental y emocional.
– Que disponga de tiempo y sea generoso en ofrecerlo al servicio de la Iglesia:
ayudar al presbítero o diácono a distribuir la Comunión en la Misa, y/o llevarla a los
enfermos. Y en caso de más edicación también podría exponer al Santísimo Sacramento.
– Muestre disponibilidad para su formación permanente.
– En caso de estar casad@, que su cónyuge esté de acuerdo.
– Que su decisión sea libre, sin coacciones de ninguna especie.
– Que no acepten dinero de los enfermos u otras personas que atienden. (Cuando tengan que trasladarse o tener cualquier gasto, la comunidad parroquial les sustentará dichos gastos).

Paz y bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s