“Como futbolista buscaba trofeos y ahora busco a Dios”

Image result for Philip Mulryne

Aunque está acostumbrado a los focos y a la fama que conlleva haber sido un futbolista de élite en Inglaterra, no es fácil hablar con Philip Mulryne (Belfast, 1978). Prefiere, desde su discreta vida de sacerdote, permanecer en un segundo plano aunque es consciente de que su figura suscita interés en la opinión pública. No es normal haber jugado en el Manchester United, compartiendo vestuario con celebridades como el mismísimo David Beckham, y años más tarde, estar al servicio a una comunidad de católicos feligreses.

Durante esta conversación con Primera Plana, el padre Philip -o el mediocentro Mulryne-, revela como ha variado la vida de alguien que jugó 161 partidos en la Premier y que ha cambiado el balón por los hábitos: “En muchos sentidos, mi vida como dominico es similar a mi vida como futbolista. Por ejemplo, vivo en comunidad con otros hombres que persiguen un objetivo similar, aunque la meta es diferente. En el fútbol se trata de la búsqueda de trofeos, mientras que un dominico busca a Dios y comparte su amor con los demás. Tengo un superior que de alguna manera es como un entrenador, y la vida como religioso es regular y disciplinada. En un nivel práctico, físicamente mi vida es muy diferente. Ya no entreno tan intensamente todos los días, puede disfrutar de cosas materiales como coches, vacaciones, etc. Mi vida ha cambiado pero también puedo aportar muchos de los valores que aprendí como futbolista y usarlos en mi sacerdocio”.

Siempre fue creyente

Mulryne aclara que siempre tuvo fe y explica cómo tomó la decisión de hacerse sacerdote: “Siempre fui creyente pero durante los 13 años que fui futbolista me alejé de la práctica de mi fe aunque todavía rezaba con regularidad. Creo que Dios me invitó a responder a su oferta de convertirme en sacerdote. Así que por mi parte respondí que sí, sabiendo que su plan para mi vida sería por mi bien y por el bien de los demás. Hace unos años aparecieron los primeros indicios de mi vocación religiosa”.

El antiguo jugador del United y el Norwich no renuncia a su pasado, no esconde que llevaba una vida confortable: “No puedo negar que la forma de vivir la vida que ofrece el fútbol me produjo mucho placer. Pero a menudo estos sentimientos eran fugaces y efímeros. Mi fe y mi vida como sacerdote me brindan una mayor satisfacción y una felicidad que es mucho más que un sentimiento emocional: es la felicidad de saber que Dios me ama y no importa lo que se cruce en mi camino, Él está presente en el camino y lo recorre conmigo. Lo que echo de menos aspectos del deporte, como la atmósfera en el club, el sentido de camaradería que se desarrolla en un deporte de equipo, y por supuesto, el fútbol en sí que me encantaba y aún amo”.

Image result for Philip Mulryne

Desde luego, una de las cosas que más llaman la atención es la renuncia: “He experimentado el voto de pobreza como un regalo. No es que dejemos las cosas y el dinero porque sean malas, sino que aprendemos a depender de Dios y de nuestros hermanos en comunidad. El voto de pobreza me ayuda a centrarme en las cosas esenciales de la vida. De esta forma, tener menos en el sentido mundano puede experimentarse como liberador. La acumulación de riqueza por sí misma puede llevar a la inquietud. La fe, siendo pobre en espíritu como dice Jesús conduce a una mayor satisfacción”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s