Consejos y peticiones de Elena a los padres de los catecúmenos más pequeños.

Paz y Bien. Los catequistas, como sabéis, son personas que por amor a Dios y fidelidad a su vocación de transmitir la fe, vienen a la parroquia voluntaria y gratuitamente a instruir y transmitir la fe a un grupo de niños. Tienen su familia, su trabajo, sus ganas de pasarlo bien o descansar, pero es más fuerte su vocación de ser catequista y cada domingo vienen y entregan esta mañana a la comunidad, por amor a Dios y por amor a su grupo de niños.

En las pasadas reuniones con padres, y compartiendo experiencias de otros años, las catequistas piden cosas como..

ASISTENCIA y PUNTuALIDAD.

Es buena la continuidad, no solo por responder al compromiso de los demás, sino para que el niño se afiance en la seriedad del compromiso familiar. Si algún día no pueden venir es bueno avisar a su catequista para que éste pueda darle cuenta de lo que se ha perdido. Y todo redunde en seriedad para con la criatura.

SENTIDO POSITIVO.

Hay días en que estamos cansados, que nos apetece dormir, o que hay otras cosas que hacer. Pase lo que pase es bueno transmitir al niño que la catequesis es un tesoro que no queremos perdernos, y si lo perdemos es porque hay alguna urgencia insalvable, pero no queríamos perderla. Toda palabra dicha en dirección contraria provoca desafección y alejamiento afectivo.

REAFIRMAR

Es necesario hablar con el niño sobre esta sesión de catequesis. qué hemos aprendido hoy (Formación), ¿Cómo te has sentido? (Fraternidad) ¿Cómo podemos vivir en casa esto que habéis hablado hoy? (Misión)… etc

RESPETAR HORARIOS e INCLUIRLOS en la vida familiar

La parroquia ofrece una programación de formación, de actividades, de celebraciones y oraciones que es bueno considerar. Al menos ver qué cosas podemos integrar en el calendario familiar. Quizás podamos cambiar algunas visitas, o días en el pueblo, u otras actividades para primar una actividad parroquial que le regale al niño sentido de familia con la parroquia.

VERDAD.

Si algún día no podemos asistir porque estamos cansados, o porque no es buen día, decídselo tal cual al niño y al catequista. Que el niño nunca vea que mentimos inventándonos un dolor inexistente, o una prisa innecesaria, o una razón que no responda a la verdad. Nada es obligatorio en Franciscanos, por tanto todo ha de ser verdad.

PARTICIPAR.

Hoy en día vivimos en una cultura del sofá (en palabras del Papa Francisco). Es bueno, para que la fe arraigue en el niño y en la familia misma, programar a qué actividades de la parroquia vamos a participar. Que la parroquia sea algo habitual, de la familia, donde conocemos a la gente y nos echamos de menos. Para esto basta con participar en todo lo que podamos. Excursiones, tardes de juego, preparar eucaristías….

SENTIDO DE PARROQUIA

Construir la parroquia es tarea de todos. No podemos dejar en manos del sacerdote que la parroquia sea interesante, cercana, viva, que las celebraciones sean acogedoras o amenas o participadas. Todo, todo depende de todos. Si algo no te gusta propón algo mejor, habla con el sacerdote, con el catequista. Todo lo que hay hoy en la parroquia de Franciscanos ha nacido de la inquietud de algún grupo de personas. Solo tu inquietud puede darnos vida a todos.


Gracias, catequistas, sois lo mejor que le ha pasado al mundo desde que Dios creó al primer sapiens hasta hoy.


Y más cosas que a veces comentamos:

+Una de las dificultades de asumir en grupo es cómo entrar en la Iglesia cuando un catequista entra con su grupo de 20 o 25 niños. Por eso os proponemos al papá o mamá que traiga al niño que vengáis un minuto antes de las once, entréis en la Iglesia, os arrodilléis y enseñeis al niño a arrodillarse y hacer la señal de la cruz, y después ya vais para la catequesis. Esto le quedará grabado.

+ Mascar chicle queda mal en toda conversación o entrevista. Mucho más en la Iglesia. No es frecuente, pero alguna vez viene alguna criatura con el chicle en la boca.

+ Para los lectores: Subimos arriba todos a la vez, el que lee la lectura y el que lee el salmo. También lso que leen las peticiones suben todos a la vez para evitar paseos intermedios o tiempos muertos.

Y se lee sólo la letra en negro, lo rojo es para orientar al lector pero no para leer en alto. No leas: ‘Primera Lectura’ o ‘Salmo responsorial’, o ‘Segunda Lectura’. Y al final no digas: ‘ésta es la Palabra de Dios’, porque no es explicación, sino rúbrica divina. Sólo di: ‘Palabra de Dios’.

+ Para dar la paz nos gusta que vayan los niños a dar la paz a los papás o abuelos, os pedimos facilitar este gesto sin tener que movernos mucho del sitio.

+ Debemos buscar el silencio en todo momento en la celebración. Todo lo que haya que hablar es bueno hablarlo antes. Y sobre todo al levantar o sentarse cuidar el silencio. Después de la comunión es un tiempo para el agradecimiento personal a Dios, un tiempo de silencio. Respetemos el silencio unos para los otros.

+ Si el teléfono móvil suena, proponemos apagarlo, no contestar esa llamada, nunca es urgente, podemos contestar más tarde. Más de una vez hemos visto a alguien apurarse y contestar para decir que no puede hablar ahora; el que llama siempre comprende que si lo apagaste era porque no es buen momento.

+ Si ves que algo puede ser mejorable, POR FAVOR, háblalo y lo mejoramos.

+. cuéntanos alguna sugerencia más y la añadimos….

Un comentario en “Consejos y peticiones de Elena a los padres de los catecúmenos más pequeños.

  1. Pingback: Mail a Familias. 11/10/18 | Franciscanos Coruña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s