La Inmaculada Concepción: se trata de María.

Te invitamos a Celebrar la Fiesta de la Inmaculada franciscana con tu parroquia.

pdf: Novena Inmaculada

Adaptado del original de Mark Hart

¿Por qué la Iglesia Católica … en medio de Adviento, mientras se prepara para la Navidad, … lanza otro día santo?

¿Por qué hacer una pausa para honrar a María mientras nos preparamos para una fiesta con Jesús? ¿Qué es la Inmaculada Concepción … y por qué es tan importante?

Dios esperaba que lo pidieras..

maxresdefault[1]

La Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción no se trata de la concepción de Jesús en el vientre de María. Se trata de la concepción de María en el vientre de su madre años antes.

Mientras María fue concebida de la manera normal y humana a través de sus padres (Joaquín y Ana), la Inmaculada Concepción habla del hecho de que María fue concebida sin la mancha del pecado original. Inmaculado significa “sin mancha”.

¿Por qué Dios preservaría a María del pecado original?

La respuesta rápida: porque Dios es Dios, y Él puede hacer lo que quiera.

La mejor respuesta: la Santísima Virgen María fue concebida sin pecado original para preservarla como recipiente perfecto a través del cual nuestro Señor Jesús se haría carne para el mundo. Esto no significa, sin embargo, que María no necesitaba un Salvador. Jesús redimió a María, también, pero de una manera única.

Tú y yo somos concebidos con la mancha del pecado original (ese egoísmo, envidia, soberbia, etc… desatados en el Edén por nuestros antepasados ​​Adán y Eva), y necesitamos el bautismo para limpiar esa mancha y entrar en el camino de nuestra santidad.

La diferencia es que cuando María fue concebida, Dios intervino y eligió evitar que el alma de María lleve esa mancha.

Ahora, aquí es donde algunos cristianos apuntan a Romanos 3:23, que dice claramente:

“… todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, son justificados por su gracia como un regalo, a través de la redención que es en Cristo Jesús …”

María, ella misma, proclama a Dios como su “Salvador” (Lucas 1:47). La Iglesia católica está totalmente de acuerdo con este hecho y enseña (en Lumen Gentium, 53 – 56) exactamente cómo María “fue redimida por los méritos de su Hijo” (CCC 492).

Se podría decir que la redención de María fue proactiva … mientras que el sacrificio de Cristo elimina nuestro pecado, preservó a María de él.

Lo sé … esto es algo profundo.

Imagínalo así: estás caminando por un sendero en el bosque y caes en un pozo profundo y oscuro. Ese hoyo representa el pecado original. Alguien se acerca para sacarte … ahora es tu “salvador”. En el caso de María, antes de que cayera en el pozo, Dios intervino y la levantó. La preservó del dolor (y de la mancha). Esta fue también una forma de salvarla, de una manera diferente.

Incluso los santos lucharon para poner sus cabezas en torno a esta verdad. San Agustín, por ejemplo, lo creyó y lo proclamó. Santo Tomás de Aquino luchó con eso … temiendo que implicara que María no necesitaba un Salvador. Sin embargo, con el tiempo, su oración continua y su humildad dieron paso a una comprensión más profunda de esta verdad y sus raíces bíblicas. el franciscano Juan Duns Scoto fue el que comenzó a defender este dogma de la Inmaculada Concepción pues defendía la voluntad de Dios sobre todo razonamiento: Dios, quiso, pudo pues lo hizo.

Más que una mujer

Recuerda lo que dijo el ángel cuando saludó a María en el Evangelio de Lucas: “¡Alégrate, oh hija muy favorecida!” (Lucas 1:28). La traducción mejor y más precisa dice: “¡Alégrate, tú que estás llena de gracia!” (De la frase griega kecharitomene).

Sin profundizar demasiado en el griego, es importante tener en cuenta que el término indica que María ya estaba “agraciada” (no por la visita del ángel) sino porque nació ya elegida por Dios para esta misión. El griego habla de su carácter y calidad, no de su suerte. Esto no fue un anuncio de que María había ganado al azar alguna lotería divina. Ella había sido apartada … elegida y preservada … desde el principio de los tiempos.

Esto significa que Dios preparó a María para ser limpia (sin pecado) para que ella pudiera dar a luz al Hijo de Dios. Esto no significa que ella nunca fue tentada. Ella era tentada. Pero la Iglesia dice que ella estaba llena del amor del Espíritu Santo y que no había lugar para que el pecado se hiciera cargo. Eso es mucho amor

Si deseas saber más sobre esta enseñanza, consulta los párrafos 721 – 726 del Catecismo de la Iglesia Católica.

¿La Iglesia simplemente inventó esto?

Debido a que esta doctrina de la Inmaculada Concepción no se definió oficialmente hasta 1854, algunos piensan que eso significa que la Iglesia católica simplemente la inventó. Sin embargo, lo que la gente debe recordar es que esto no significa que no se haya creído o enseñado antes de eso.

Verás, la Iglesia está bastante ocupada defendiendo la verdad y ofreciendo mil millones de almas a los Sacramentos. Ella generalmente no se detiene a “definir oficialmente” una doctrina entendida a menos que haya alguna controversia o necesidad de aclaración. Sin embargo, a veces, también, la Iglesia declara oficialmente una verdad entendida durante mucho tiempo porque ayuda a los fieles a crecer aún más profundamente en la comprensión y la devoción (que es el caso aquí). El Papa vio la necesidad de la intercesión de María aún más en la Iglesia modernizadora y quiso alentar una oración más profunda y la devoción a su intercesión.

Pregúntese

¿Acaso Dios, en su infinita sabiduría, no querría que el cuerpo y la matriz que llevaron a Cristo fuera un lugar perfecto y puro para su morada?

¿Por qué no querría Dios apartar a la mujer que daría a luz a su único Hijo?

¿No sería el mismo Dios quien levantó una estrella en el cielo como un anuncio de nacimiento celestial a la tierra (Mateo 2: 2), que se vació a Sí mismo y se hizo carne (Filipenses 2: 7) y que conquistó la muerte y se levantó de entre los muertos ( Hechos 2:24, Romanos 6: 9.

¿No querría Dios que María fuera un recipiente de acero inoxidable y un modelo de discipulado perfecto para llevar y criar a su único Hijo, Jesús?

Suena como el plan perfecto de nuestro Dios perfecto que es Amor perfecto (Mateo 5:48, 1 Juan 4:18).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s