Domingo 23. Gaudete

El domingo tercero del tiempo de Adviento se llama domingo “Gaudete”, “estad alegres”, porque la antífona de entrada de la santa misa retoma una expresión de san Pablo en la carta a los Filipenses, que dice así: «Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito: estad alegres». A continuación añade el motivo: «El Señor está cerca» (Flp 4,4-5). Ésta es la razón de nuestra alegría.

La “cercanía” de Dios no es una cuestión de espacio y de tiempo, sino más bien una cuestión de amor: el amor de Dios está cerca. No celebramos el cumpleaños de Jesús, celebramos la presencia real de Dios, El viene a traer su amor, una vez más, en persona.

1. Perseverancia, paciencia y mansedumbre
El primer signo de estar en el camino de la santidad es cuando Dios se convierte en la fuente de tu fortaleza interior, cuando estás firmemente anclado en Él. Esta actitud ayuda al cristiano a afrontar cualquier situación en la vida, por grave y desesperanzada que sea. Cuando “sabes” y “sientes” que Dios está contigo, entonces “¡Todo está bien!”Cuando surjan los problemas, puede que no podamos con todos, pero si Dios nos ayudará a afrontarlos.

Una persona de fe no responde al mal con venganza sino con amor. Una persona así protege el buen nombre de los demás. No juzga a los demás por sus faltas, sino por sus fortalezas. Siempre está dispuesto a aprender de los demás. ¡Si estás dispuesto a sufrir con un poco de paciencia hasta que te ganes a la otra persona, entonces te pareces a Cristo!

2. Alegría vital
Un cristiano santo siempre está lleno de alegría y ve el lado bueno de las cosas. VE todo lo que ocurre dentro de un proyecto global de Dios, porque alguien que tiene a Dios consigo nunca está abatido. Un signo del buen cristiano es que irradia felicidad y alegría. Cuando entra en un lugar trae una visión positiva y unificada del bien que Dios quiere.  Esta persona puede estar afrontando el momento más duro de su vida, y sin embargo subyace en ella una alegría vital por sentirse amada y conducida por Dios.

3. Audacia y pasión
El mayor obstáculo a la evangelización es una mentalidad de miedo y falta de entusiasmo entre los cristianos al hablar de su fe. Podemos paralizarnos por un exceso de prudencia, siempre queriendo jugar sobre seguro, sin querer jamás alejarnos demasiado de la playa. A todos nos tienta huir hacia un “espacio seguro”. Esto puede tener muchos nombres: comodidad, vivir en “mi” mundo, rechazo al Espíritu de Dios, pesimismo, pelagianismo, etc. Somos como Jonás; no queremos ir donde el Señor quiere que vayamos. Pero Dios nunca tiene miedo. ¡Es valiente! Quiere que seamos audaces y que tengamos el coraje de hacer cosas que nadie más quiere hacer.

Pidamos la valentía de compartir nuestra historia cristiana con otros y dejar de intentar que nuestra vida cristiana sea un museo de recuerdos pero sin sueños.

Jesús está dentro de nosotros y llamando desde dentro para que le dejemos salir de nuestra auto-centralidad.

4. En comunidad y en los detalles.
Un símbolo e indicador de nuestra sociedad hoy es la forma en la que los más jóvenes van por la calle, con los auriculares puestos, los ojos en su smartphone, absortos en otro mundo y ausentes al mundo que realmente les rodea. La santidad no se vive en solitario, se vive en común con otros. Esto es mucho más difícil, como experimentamos en las familias, los lugares de trabajo, en la parroquia e incluso en las comunidades religiosas.

Aislarme de los demás es lo contrario de la santidad. En el matrimonio, cada uno de los esposos se convierte en la fuente de santificación del otro. Una persona santa es alguien que puede vivir los mandamientos cuando está con otros. La santidad tiene también que ver con prestar atención a las pequeñas cosas. Una comunidad santa es una cuyos miembros prestan atención a las pequeñas necesidades de todos. Un Gran Amor en las cosas pequeñas. Dios está en los detalles. Jesús pidió a sus discípulos que prestasen atención a los detalles: que una oveja se había perdido, que la viuda ofrecía dos pequeñas monedas, que había que ahorrar aceite para las lámparas en caso de que el novio se retrasase, de tener el fuego encendido y el pescado cocinándose mientras esperaba a los discípulos al amanecer.

5. En constante oración
¿Recuerdas cuántas horas puedes pasarte hablando o escribiéndote con esa persona tan especial en tu vida? ¿Cómo esa persona está siempre en tu mente? Pues bien, si esa otra persona es Dios, eso es oración.  No es imprescindible que las oraciones sean siempre en el sentido tradicional, usando las fórmulas establecidas o largas devociones. Lo importante es cuánto tiempo estás a solas con Dios, hablándole. ¡Reza sin cesar! También es oración ponerte tranquilamente ante el fuego del Señor y dejar que caliente tu corazón. ¡Estate tan cerca de Él que puedas coger su fuego sin quemarte!

La oración también es silencio; es leer la Palabra de Dios y “recordar” que todo lo ha hecho por mí y por los demás. Piensa en tu propia historia cuando reces y encontrarás la misericordia. La oración también es petición e intercesión. Se convierte en una señal de nuestra dependencia de Dios y también en una expresión de nuestro amor a los demás. Cuando rezamos por los demás (incluso por quienes no nos gustan), acogemos sus vidas, sus problemas más profundos, su bienestar, y sus sueños más elevados. En la oración encontrarás la fuerza para perdonar.

Finalmente, esta oración debe conducirnos a la Eucaristía, a recibir a Jesús en la Santa Comunión. Es ahí donde lo humano y lo divino se reúnen.

¿REpasa estos puntos pera prepararte a acoger a Dios en tu vida, esta Navidad?

 

Gracias. Adoración. Asiste a misa otro día además de los domingos, una misa sencilla. Pasa tiempo en silencio con Jesús. Un dia de ayuno franciscano: a pan y agua. Una limosna a una familia pobre. Leer. Reza un rosario. Comparte un kilo de comida por navidad. Tráeta a misa a un amigo o a un familiar. una oración en familia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s