¿Está siendo católico tu día a día?

Para mantener católico nuestro año 2019 necesitamos marcar unos objetivos que nos permitan valorar hasta qué punto somos católicos o estamos alejándonos de Dios.

Os presento tres metas sencillas y sólidas que te ayudarán a hacer que este sea un Año Nuevo Santo. Y que el próximo mes o la próxima semana sea santa. Tranquilos, no os preocupéis, basta que lo queráis, el Espíritu Santo nos guía. No es cuestión de nuestro esfuerzo sino de nuestra voluntad.

¿Tú santo? No sé, pero tu día a día sí puede ser un poco más santo
Igual que nos preocupamos de nuestra presencia, nuestra ropa, nuestro corte de pelo, nuestra mochila… aún tenemos que preocuparnos más de nuestros corazones. Aquí hay tres maneras en que puedes hacer eso este año.

1. Haz tiempo para Jesús.

Parece simple, pero la realidad es que olvidamos que él necesita ser una prioridad. Trata de darle a Jesús las mejores horas de tu día, no solo los ojos adormecidos, adormeciéndose en el país de los sueños. Que tu gratitud te pille despierto, en activo, con ganas, ¿Cuál es tu mejor hora del día para tener una entrevista? ¿Para sacara adelante un reto?… pues ese mismo momento es el momento para dedicarle a Jesús. Si dedicas al Señor tus primeros 5 minutos del día, o a media mañana sentirás tu alma más fuerte y más despierta.

2. Frecuenta los sacramentos.

La misa diaria y el sacramento de la reconciliación son una necesidad en medio de nuestros horarios ocupados. Una misa diaria a la semana puede ofrecer un gran impulso, por lo tanto, ve eligiendo y acostúmbrate a tu mejor banco de la iglesia. Para aprovechar al máximo esa Misa, limpia la casa antes de invitar al invitado más importante: ve a reconciliarte.

3. Dar con gratitud.

Da tu tiempo, talentos y tesoros de una manera que no sea solo para apoyar tu propio trabajo o intereses puede ayudar a impulsar tu corazón para una vida saludable. Visita un asilo, un hospital, da ropa a los necesitados o dedica más tiempo a tu familia. Da donde sabes que necesitas dar, y hazlo con una actitud de gratitud.

Estas tres cosas pequeñas pueden asegurar que tengas un Año Nuevo santo y para esta fecha del año que viene, estarás un poco más feliz, feliz de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s