Encuentra un pelícano en nuestra iglesia

Desde san Agustín, que fue el primero en compararlo a Cristo, hasta Benedicto XVI, que ofreció un anillo de oro con este simbólico pájaro a los obispos asistentes al Sínodo sobre la Eucaristía, este animal disfruta de una fuerte imagen en el cristianismo.

Si existe un ave tan simbólica como real, es sin duda el pelícano. La leyenda cuenta de él que alimenta a sus retoños con su sangre y su carne, así que no hacía falta mucho para que se convirtiera en la imagen metafórica por excelencia de Cristo y de la Eucaristía, cosa que explica su presencia en un gran número de representaciones y de adornos litúrgicos.

La historia bíblica del pelícano empieza con los Salmos y, más concretamente, con el Salmo 102 que, en alguna traducción antigua se citaba al pelícano. Eusebio de Cesarea lo compararía  a los eremitas que cambiaban las multitudes por la soledad del desierto.

Sin embargo, la auténtica y hermosa fama del pelícano nació de una leyenda introducida en el Physiologus, el primero de los bestiarios cristianos. Esta fuente cuenta que los polluelos de pelícano que reclamaban con demasiada violencia la comida a sus padres recibían la muerte con un brusco picotazo.

Tres días después, llenos de remordimientos, los padres indignos se desgarraban el pecho para regar con su sangre los pequeños cuerpos inertes y, así, devolverlos a la vida… Se dice que este símbolo tendría su origen en una práctica constatada realmente por la cual el inmenso buche del pájaro sirve como el mismo lugar donde se regurgita el alimento para las crías.

Un largo destino

Es esta sorprendente leyenda la base del próspero destino de este pájaro, sobre todo gracias a san Agustín, que será de los primeros en atreverse a plantear la comparación entre Cristo y el pelícano. La Eucaristía por la cual Jesús alimenta a los hombres con su cuerpo y su sangre está en el corazón del Nuevo Testamento.

No es de extrañar, entonces, que el gran santo teólogo viera en este majestuoso pájaro que alimenta a sus crías desde su propio buche una imagen propicia para la comparación y la metáfora. A imagen del pelícano que devuelve la vida a sus pequeños con su propia sangre, Cristo entrega su vida y su sangre por la humanidad. Este paralelismo explica la rica iconografía consagrada a este pájaro, que se desarrollará en bestiarios, maderas talladas, esculturas…

El pelícano se convierte, pues, en un potente símbolo eucarístico y decora, todavía en la actualidad y a menudo representado con sus crías, numerosos tabernáculos y otros aderezos litúrgicos.

Aunque es cierto que nuestra época moderna ha olvidado un poco, por desgracia, el significado y el lugar que corresponde a este poderoso animal tan presente en el bestiario bíblico, no siempre fue así. De hecho, el pelícano ha sido ampliamente celebrado, desde la Edad Media, por escritores, poetas y artistas de cada época que alabaron su imagen. También podemos traer a la memoria el bello himno Adoro te devote, que fue compuesto por santo Tomás de Aquino para el Oficio del Santo Sacramento:

Señor Jesús, bondadoso Pelícano,
límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre,
de la que una sola gota puede liberar
de todos los crímenes al mundo entero.

Hoy día incluso, en ciertos lugares de culto, es frecuente observar al pelícano y su nidada bajo la cruz, sobre todo en las obras de arte de la Edad Media. El gran poeta italiano Dante le llegó a reservar algunos versos en El Paraíso de La divina comedia, cuando evoca a san Juan: “Ese es aquél que descansó sobre el pecho de nuestro Pelícano; es el que fue elegido desde la cruz para el gran cargo”.

Otro poeta, más cercano a nuestros tiempos, también encontraría inspiración para su poesía en esta hermosa herencia simbólica: Alfred de Musset describe de manera conmovedora en La noche de mayo a este pájaro que, tras volver al nido sin pesca que ofrecer a sus crías, las alimenta con su propia sangre hasta morir trágicamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s