LA IGLESIA NUEVA (CHIESA NUOVA)

Iglesia Nueva, del siglo XVII, la última en el orden del tiempo edificada en la ciudad. en forma de cruz griega, edificada, por mandato y dinero de Felipe III rey de España, en 1615, por Fray Felipe de Cerchiara a imitación de la iglesia rafaelina de San Gil de los Orafi de Roma, en el lugar preciso en que estaba la casa paterna de Francisco.

lugar en el que, según una fuerte y documentada tradición, estaba la casa en la que nació Francisco y en la que vivió los primeros veinticuatro años de su vida.

Hasta 1205 ejerció el oficio de mercader, generoso benefactor de los pobres,

Encerrado por su padre, Pedro de Bernardone. Esqueina de la iglesia. Liberado por su madre, la señora Pica.

la habitación del Santo, hoy zona del altar mayor,

la tienda en la que Francisco vendía las telas y el angosto hueco de la escalera en el que fue encerrado por su padre.

Monumento del escultor Roberto Ioppolo a los padres de San Francisco, Pedro Bernardone y Madonna Pica

De la antigua casa en que vivió Francisco quedan hoy, en la primera pilastra del templo, a la izquierda, un cuarto trastero bajo la escalera, en el que Francisco fue encerrado por su padre como rebelde y dilapidador de sus bienes cuando vendió telas y caballo para reparar la iglesia de San Damián, y, en la segunda pilastra del templo, también a la izquierda, entrada a lo que queda de la casa natalicia del Santo, el viejo almacén o tienda, hoy transformado en oratorio, en el que Francisco ejerció el oficio de mercader, y además el frente de las tres puertas de entrada a la casa y toda la calle que pasaba delante de la tienda, englobadas hoy en la estructura del Santuario franciscano.

El presbiterio de la iglesia sería, como lo recuerda una lápida y el valioso cuadro de Sermei en el altar mayor, el espacio de la habitación en que dormía Francisco y en el que una noche soñó con un palacio lleno de armas y trofeos, al tiempo que una voz le aseguraba que todas esas armas junto con el palacio serían suyas y de sus caballeros.

Frescos: de Sermei y de Giorgetti, pintores asisienses del siglo XVII, y de otros pintores: en el presbiterio, sobre el altar mayor, sueño de San Francisco; en el lado izquierdo, los mártires franciscanos de Gorcum (Holanda); en el lado derecho, los protomártires de Marruecos. En la capilla de la izquierda, dedicada a la Inmaculada, retablo de altar, la Reina de los Menores; en el lado derecho, Adán y Eva expulsados del paraíso; en el lado izquierdo, la natividad de María; arriba, alegorías marianas. En la capilla de la derecha, dedicada a San Emidio, retablo de altar, San Emidio y santos franciscanos; en el lado izquierdo, los siete mártires franciscanos de Ceuta, San Daniel y compañeros; en el lado derecho, los protomártires franciscanos del Japón, San Pedro Bautista y compañeros; arriba, santos franciscanos. A la entrada de la iglesia, a la izquierda, Capilla de las Reliquias con episodios de la vida de Santa Clara; a la derecha: Capilla de San Bernardino de Siena, con episodios de la vida del Santo. En las pechinas de la cúpula, los cuatro evangelistas. En las pilastras de la cúpula mayor, ocho episodios de la vida de San Francisco.