Carta a las personas de la parroquia que estáis en situación de separación o divorcio y que vuestr@ hij@ sabe que aún no habéis  perdonado.

Paz y bien. A todas las personas separadas, divorciadas, en primer lugar: gracias por confiar en la parroquia y por formar parte de esta humilde gran familia. Somos felices de veros por aquí. En estos últimos años han pasado por la parroquia tantas personas en tan variadas situaciones familiares que nadie tiene por qué sentirse…