Todos somos un Cuerpo.

San Pablo explica significativamente la intimidad que Cristo anhela que tengamos con Él, como miembros de Su cuerpo en 1 Corintios: “Para que no haya división en el cuerpo, sino que las partes puedan tener la misma preocupación mutua. Si una parte sufre, todas las partes sufren con ella; si una parte es honrada, todas…